¿Hacia una cura total para la artritis reumatoide?

¿Hacia una cura total para la artritis reumatoide?.

Gracias a un nuevo producto terapéutico, unos investigadores han logrado curar por primera vez ciertos casos de artritis en ratones. Los científicos están ahora planificando un futuro ensayo de la eficacia del fármaco en humanos.

La artritis reumatoide es una afección que causa inflamación dolorosa en diversas articulaciones en el cuerpo. Se produce hinchazón en las articulaciones afectadas, y la enfermedad puede también destruir el cartílago y el hueso a medida que progresa. La artritis reumatoide afecta a entre el 0,5 y el 1 por ciento de la población mundial. Hasta este momento, los médicos han usado típicamente varios fármacos para hacer más lenta la progresión de la enfermedad o detenerla en la fase que haya alcanzado. Pero ahora, unos investigadores del ETH (Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zúrich, también conocido como Escuela Politécnica Federal de Zúrich) han desarrollado una terapia que lleva al tratamiento de la artritis reumatoide en ratones a un nuevo nivel: Después de recibir estos animales la medicación, los investigadores consideran que están completamente curados.

El fármaco es una sustancia activa producida biotecnológicamente que consiste en dos compuestos fusionados. Un compuesto es la interleucina-4, una sustancia propia del cuerpo humano que actúa como mensajero químico. Estudios anteriores han mostrado que este mensajero protege a los ratones con artritis reumatoide contra daños en cartílago y hueso. A esta sustancia se le ha agregado un anticuerpo, gracias al cual se puede concentrar la sustancia activa en los puntos donde actúa la enfermedad. La concentración en el resto del cuerpo es mínima, lo cual reduce los efectos secundarios.

En los experimentos, el equipo de Teresa Hemmerle, Fabia Doll y Dario Neri ha constatado que en los ratones tratados los síntomas típicos de la artritis desaparecieron por completo en unos pocos días. Los resultados parecen ser duraderos.

Se estima que las pruebas del nuevo fármaco en ensayos clínicos sobre personas que sufren artritis reumatoide podrían empezar el próximo año.